7

noviembre

Trader Joe’s

Posted on 07/11/2012

por Elena Vicente Marketing Strategy Planner Elena

Categorias: Marcas

Varios estudios realizados han determinado que a los consumidores de hoy en día no les importaría que el 70% de las marcas desapareciesen. Para luchar contra este desinterés y la saturación de impactos publicitarios a la que los consumidores se exponen diariamente, muchas marcas están optando por ofrecer a sus clientes experiencias diferentes que vayan más allá de los beneficios funcionales de sus productos; experiencias que desaten sus emociones, que los conviertan en protagonistas y que los consigan fidelizar.

Ofrecer experiencias al consumidor que apoyen y fortalezcan estrategias de marca coherentes suele aportar algunos beneficios que no se consiguen con otro tipo de activaciones. Además de facilitar la fidelización, crea viralidad, favorece la estrategia del storytelling (historias sobre la esencia de la marca que consiguen llegar al corazón de los clientes), y genera notoriedad y memorabilidad para la marca.

Un buen ejemplo a seguir a la hora de generar experiencias de marca es el de la cadena americana de supermercados Trader Joe’s.

Trader Joe’s nació siendo un pequeño negocio de tiendas de ultramarinos en el sur de California, y ahora ya cuenta con más de 350 grandes superficies en Estados Unidos. Lo que le hace diferente es su política de “lejos de lo ordinario” que aplica a cada uno de los factores que afecta al negocio; desde la decoración y colocación de los elementos dentro de las tiendas, hasta las cualidades que requieren sus trabajadores a la hora de ser contratados.

Ser aventurero y disfrutar haciendo reír a la gente son dos de las cualidades necesarias para trabajar en un Trader Joe’s. Además de eso, la cadena se compromete a sacar partido de los talentos especiales de cada trabajador, frases como “si el arte es lo tuyo, tu podrás diseñar creativos e informativos cartes hechos a mano para promocionar nuestros productos” o “Si tienes pasión por la comida y las personas, coge un delantal y ayúdanos a planificar, preparar y servir pequeñas porciones de fabulosa comida a los clientes mientras compran” aparecen en sus ofertas de trabajo.

Trader Joe’s hace también grandes esfuerzos por integrarse en las comunidades de vecinos que rodean sus tiendas. Dona 365 días al año toda la comida que no se puede vender pero que es apta para el consumo y también regala cestas de productos para todos los eventos que se realizan cada vecindario.

La exigencia con la calidad de sus productos, la decoración de sus tiendas diseñada cuidadosamente por sus empleados, y sobre todo la simpatía y amabilidad de todos los que allí trabajan, convierten a esta cadena de supermercados en el mejor lugar para convertir la compra diaria en toda una experiencia.