28

febrero

El valor de las azafatas

Posted on 28/02/2014

por Distrito Agencia

Categorias: Eventos,Producción

Toda agencia de comunicación 360º debe contar con un buen equipo de azafatas y azafatos que se muestre como la mejor carta de presentación de nuestra marca o agencia. No es fácil conseguir ni consolidar esta relación, pero una vez que se ha establecido esa conexión ¡no la dejes escapar!

El poco tiempo y atención que se le otorga a este sector es causa de gran parte de las insatisfacciones en la atención al cliente. ¿Por qué digo esto? Tras años de experiencia gestionando equipos de azafatas y azafatos en eventos, he vivido en primer plano el papel secundario al que se relegaba nuestro trabajo.

Con este post quisiera resaltar la importancia de brindar una buena atención, imagen y actitud en cada evento en el que participemos.  Y no es tarea fácil…

Para que estos azafatos hagan un buen trabajo hay que formarles y explicarles detenidamente los procedimientos y funciones que deben desarrollar. No es lo mismo trabajar de cara al público en una feria, que hacerlo en un congreso médico, o en el lanzamiento de un producto. Se trata de una profesión con muchos campos y peculiaridades, pero con un objetivo común: ofrecer un valor añadido en la atención y satisfacción del cliente.

Pero, ¿cómo podemos llegar a tener un equipo de azafatas y azafatos 10?

Os dejo 10 pautas que, desde mi punto de vista, siempre debemos tener en cuenta a la hora de trabajar como azafata/o:

1. Sonrisa. No hay nada mejor que alguien te reciba y te atienda con una sonrisa ¿Verdad? Parece sencillo pero a la larga tendemos a olvidarla. Recuerda, el público suele responder mejor ante una sonrisa.

2. Cuida cada detalle. Desde el tono de voz (siempre amable), a la posición de nuestro cuerpo (que muestre interés) o nuestra mirada (mantener contacto visual con el cliente).

 3. Imagen. Las exigencias referentes a la imagen pueden variar dependiendo del evento. Aun así, lo importante no es tanto la altura, talla o color de pelo, sino el cuidado en nuestra apariencia. Desde la vestimenta, el maquillaje, los zapatos, el peinado….¡Todo cuenta! Siempre llevaremos horquillas y unas medias de repuesto.

 4. Formación. Es la clave para desempañar un buen trabajo y a veces se deja de lado. Debemos preguntar cualquier duda e informarnos de antemano de todas las características del evento. Si la empresa no nos da un briefing con funciones e información, tendremos que solicitarlo para conocer, previa llegada al acto, a la empresa o marca a la que representamos. Si vamos a ser la cara de un producto o de un evento debemos conocer el lugar (baños, guardarropía, entradas o auditorio), el protocolo de actuación (asistentes VIP, acompañamientos, actuación ante reclamaciones, persona de contacto ante urgencias, etc.). Siempre deberemos hacernos posibles preguntas que son susceptibles de darse el día del evento.

 5. La propia atención al público. Ante todo debemos hacer sentir cómoda a la persona a la que nos dirigimos. Trataremos con amabilidad y empatía a cualquier invitado. Nos mostraremos proactivos y con ganas de trabajar.

 6. Solucionar dudas. Es muy probable que se nos asigne una cierta función de punto de información. Nos preguntarán por la hora de inicio, wifi, catering, regalos, invitados… Mostraremos interés ante cada consulta.

 7. ¿Qué hacer cuándo nos preguntan sobre algo que no sabemos? Ante todo, nunca, bajo ninguna circunstancia, diremos no sé, esa no es mi función, etc. Nos dirigiremos a la persona responsable para que nos indique cómo proceder. Igualmente, ante quejas, comunicaremos la forma de actuar.

8. Profesionalidad. No nos tomaremos como personal algunas respuestas y actitudes negativas de algunos invitados. Lo ideal sería que el ambiente fuera de satisfacción generalizada pero, obviamente, no siempre puede ser así. Bajo situaciones de estrés aprenderemos a mantener la calma, escuchar y resolver todo lo que esté en nuestra mano.

9. Compañerismo. En ocasiones trabajaremos solas, pero en la mayoría de los casos tendremos que tratar con otros azafatos o azafatas. A la hora de hacer turnos de comida y cambios de puesto o rotaciones, pensaremos en nuestros compañeros. Un buen clima de trabajo facilita la labor del equipo y da buena imagen. Aun así, evitaremos los corrillos y las charlas delante del público.

10. Valor añadido. Sé tú misma y disfruta con el trabajo que estás realizando. Los clientes comentarán tu buena actitud y preguntarán por tu disponibilidad para contar contigo. La confianza y experiencia que les generes mejorará la percepción general del evento.

Espero que estas pautas os hayan servido de ayuda para adentraros un poco más en este sector.  Entre todos, debemos valorar que las azafatas y azafatos son parte esencial del resultado de nuestro evento.  En Distrito Agencia contamos con un gran equipo que siempre nos ayuda en nuestras locuras 🙂